Presse

CRÍTICA Recital en la Alfalfa

Eva Luisa, pisando albero sin levantar polvo 

  • Llenazo absoluto en la Peña Flamenco Niño de La Alfalfa para ver el recital de la bailaora francesa
  • Le acompañaron el guitarrista Cristóbal Corbel y el percusionista y palmero Juan Manuel Cortés, además de la cantaora sevillana Alicia Acuña

 

 

 

 

Llenazo absoluto en la Peña Flamenco Niño de La Alfalfa para ver el recital de la bailaora francesa Eva Luise, junto a sus compañeros de andanzas y miembros de la Cie. Luise, el guitarrista Cristóbal Corbel y el percusionista y palmero Juan Manuel Cortés, además del acompañamiento para la voz en esta ocasión de la cantaora sevillana Alicia Acuña, habitual entre otros de la Compañía de « La Choni » o la de Ángeles Gabaldón.

El comienzo por cantiñas ayudado por la percusión resolutiva de Juan Manuel, junto a los juguetillos en voz de Alicia Acuña hizo que la bailaora se sintiera desde el principio arropada por entero, dejándose llevar y adoptando una interpretación del palo desafiante y salvaje como leona certera de cumplir su objetivo de caza.

El desparpajo de la cantiña lo tradujo en jolgorio y fiesta en los tangos

La contundencia de los pies en Eva le llega por la confianza que rápidamente adopta encima de las tablas, pues sale con un nivel de concentración alto. La fiereza de la mirada arrogante la conjuga intermitentemente con la elegancia no solo en el vestir, en la estética, sino el juego pronunciado de brazos y hombros, manteniendo líneas rectas sin llegar a la línea incorruptible, ni tampoco obcecarse con las figuras curvas y redundantes. El desparpajo de la cantiña lo tradujo en jolgorio y fiesta en los tangos, con tintes comedidos, siendo esto lo que hace que el espectador se contagie sin sentirse ajeno, más bien al contrario, este reclamo no es barato si no sutil y a la vez natural, lo cual le da un plus de credenciales que a bien el público no escatima en ofrecerlo.

 

 

 

 

l cante por tarantos de Alicia Acuña a media voz dejó un poso agradable al respetable, que siempre agradece las muestras de cariño y simpatía que esta cantaora desprende. Alicia siempre agradable, siempre lista para sorprender, siempre al quite de baile o guitarra, experimentada en mil batallas y mujer de correr riesgos, siempre ofreciéndose hasta el final. La soleá la empezó arrastrando hacia atrás, dándole empaque en los primeros tercios, hasta que apareció Eva Luisa y aprovechó la cantaora para ponerse en pié, dejándose querer por Eva Luisa, que la busca y la encara.

La soleá la empezó arrastrando hacia atrás, dándole empaque en los primeros tercios, hasta que apareció Eva Luisa

Los pies de la bailaora son contundentes, el reposo lo aprovecha para ofrecer detalles de teatralización, la guitarra melódica de Cristóbal Corbel la incita a la templanza y a dejarse llevar por los sentimientos, que refleja en su rostro, los cortes que siempre ejecuta con la ayuda bien consensuada de Juan Manuel, tanto en cajón como en palmas, les da la razón, los eleva y la gente lo agradece con los « oles » y jaleos, que a estas alturas son genéricos y de entrega total. Multiplica los giros, hasta ese momento prácticamente inexistentes, pisa tierra sin levantar polvo, el polvo de albero que a la bailaora le sabe a gloria, el albero sevillano que esta francesa pisa desde hace años y por el que siente pasión.

Eva Luisa tiene un aliado fiel que es Juan Manuel Cortés, ambos llevan al dedo los remates y los cortes, las intenciones se amplifican con el cajón o las palmas, además de los jaleos Juan Guerrerodel gitano del sur de Francia, con un desparpajo que más quisieran muchos por estos lares, con una afición enorme al cante que se intuye en sus trabajos, que se incrusta en sus espectáculos y que llevan por bandera, siempre desde la modestia y el respeto. Este binomio hace que ganen enteros y que los clímax solventen las carencias que todo el mundo tiene. Eva tendrá que aplicarse recursos, medir los tiempos y arreglar pequeños detalles. Cuenta con el valor añadido de sus pies, de la búsqueda incansable, del respeto, de la honestidad y la entrega, de cintura para arriba tiene soltura y elige a sus músicos con criterio. Tiene futuro y es un alivio poder ver que no tiene pinta de que se quede a medio camino. Cosa que me alegra bastante, por que cuando miro a otro lado veo pérdidas irreparables por la mala cabeza de algunas. Esta bailaora, la tiene bien amueblada.

http://svya.es/notices/eva-luise-pisando-albero-sin-levantar-polvo